Mi experiencia: Sin Vida Propia

Hola! Soy Ana Ramón Rubio, la directora y guionista de Sin Vida Propia, una webserie que cuenta el día a día de un grupo de jóvenes a punto de cumplir los 30 años que no saben qué hacer con sus vidas… ¿Le suena eso a alguien?

Ahora mismo estamos emitiendo la primera temporada y después de algunos aciertos y algunos otros errores, voy a hablaros de mi experiencia.

¿Por qué Sin Vida Propia?

Me apetecía contar las historias que todos vivimos día a día, las nuestras y las de nuestros amigos. De hecho, cuando empecé a escribir la serie, utilicé los nombres reales de mis amigos y tuve que cambiarlos cuando todos los personajes estaban dibujados. Lo tomé como una manera de afrontar esta etapa tan dura de la única forma posible: divirténdonos y olvidando los problemas grabando en un bar.

En la primera fase del proyecto, tenía pensada una serie para televisión, una sitcom de episodios de 20 minutos de duración, cosa que en España, a día de hoy, es invendible. Así que después de muchas puertas que se cierran, decidí que podía ser una buena idea convertir Sin Vida Propia en una serie online, lo que conllevó acortar los guiones (normalmente, más de 10 minutos no funciona demasiado bien en internet, aunque siempre hay excepciones) y cambiar algunas escenas por cuestiones de presupuesto.

¿Cómo movilizaste a gente para el proyecto?

La primera persona con la que hablé fue nuestro productor, Miguel Cañizares, quien confió en la idea desde el principio y aunque contamos con muy poco presupuesto, conseguimos la colaboración de profesionales geniales con los que o bien ya habíamos trabajado antes o bien eran amigos de los primeros. Luego, cada uno tenía su persona ideal con la que trabajar. En mi caso fue Laura Lavín, mi Ayudante de Dirección, a quien me traje desde Valladolid a Valencia para que me ayudase durante estos meses. Y cuando ya habíamos cerrado el equipo formado por “amigos de”, nos arriesgamos a poner un anuncio en varias web de audiovisual y en general, el experimento funcionó bastante bien. De hecho, de ahí salió Carlos López, uno de los mejores cámaras con los que he trabajado nunca. No, no es broma.

El cásting fue principalmente a través de anuncios, exceptuando Víctor Sevilla y Fede Rey que venían desde Madrid por parte del productor y Octavi Pujades, que era amigo de un amigo y se animó a hacernos el favor de venirse desde Barcelona porque le gustó el guión. Recibimos una barbaridad de videobooks en muy pocos días y estuvimos tres días enteros haciendo cástings, pero valió la pena porque tenemos unos actores que son geniales. Además, les torturamos bastante porque Miguel daba muy pero que muy mal las réplicas y teníamos una prueba de improvisación algo difícil. Algunos personajes los tuvimos clarísimos desde que empezaron la prueba y con otros tuvimos más dudas, pero al final creo que tomamos las decisiones adecuadas. Lo que más me sorprendió del cásting fue la cantidad de actores que estaban citados pero que después no aparecieron por allí.

Todo el tema de la figuración lo movimos a través de las redes sociales. Pedimos ayuda en Facebook y Twitter y como la gente en Valencia se apunta a un bombardeo, nos llegaron muchísimos e-mails de gente que quería participar. Lo mismo pasó con las localizaciones. Nos dieron muchísimas facilidades ya que no es como en Madrid, que todo el mundo está cansado de ver tanto rodaje por todas partes.

El rodaje:

Agrupamos la grabación de los 6 capítulos de la primera temporada en 10 días, principalmente porque había actores que venían de Madrid y Barcelona (lo que supone un gasto en noches de hotel, transporte…) y necesitábamos ajustar el presupuesto lo máximo posible, así que comprimimos (sí, comprimimos) el rodaje por localizaciones, lo que fue bastante complicado para los actores ya que tenían fácilmente 8 ó 9 cambios de vestuario -y de contexto- en una mañana.

Nuestro rodaje estaba muy planificado. Esto tiene la ventaja de que si cumples los tiempos establecidos (y mi Ayudante se encargó muy bien de que se cumplieran) todo sale y sale bien, pero la desventaja de que me habría gustado tener mucho más tiempo para ensayar con los actores. Con los que eran de Valencia no había problema, porque se había ensayado previamente y todo el trabajo estaba adelantado, pero con los que venían de fuera el tiempo era mucho más escaso. A nivel técnico, agrupar el rodaje por localizaciones es una maravilla, pero es un completo caos para ellos cuando en una mañana en el bar tienen que grabar escenas de 4 episodios distintos con muchos cambios de situación. Por suerte, grabamos la mayoría de escenas a dos cámaras y en general no hubo que repetir demasiadas veces las tomas.

Aparecieron pocos problemas porque habíamos hecho muchas pruebas técnicas primero, pero había algunas localizaciones que fueron difíciles de iluminar. El bar de nuestros chicos, “La Gramola” de Benimaclet, tenía unos ventanales gigantes y perdimos más tiempo del que pensábamos en cubrirlos para que la gente que pasara por la calle no nos descuadrase el raccord o nos cambiase de repente toda la luz, así que después tuvimos mucho menos tiempo del esperado para grabar las escenas. También fue complicada la escena que grabamos con 3 señoras mayores de la huerta de Valencia que tenían que marcarse un baile, con los niños del colegio (que pese a que lo hicieron genial, sólo pudimos conseguir una hora para iluminar y grabar todos los planos) o en algunos exteriores.

El montaje:

El proceso más largo ha sido el del montaje, ya que Sin Vida Propia tiene muchísimos efectos visuales, que conllevan sus efectos de sonido respectivos y muchísimo curro de Laura y mío. De hecho, nos ha costado dos meses (con jornadas de 8 a 16h) terminar los seis capítulos completos.

Normalmente lo que hacemos es un primer montaje, y sobre él, ya se puede empezar a trabajar los efectos y la posproducción de audio. Darío Pérez, nuestro infografista, hace pruebas y vemos varias opciones hasta que damos con lo que tenía en la cabeza, aunque suele cuadrar bastante ya que los dos somos muy fans de “Scott Pilgrim contra el mundo”.

Después, cuando ya está sonorizado, retocamos mil cosas del primer montaje cuando añadimos los grafismos y nos tiramos horas probando sonidos para cada efecto, elegimos cuál será la música para cada episodio y pasamos a etalonar.

La música:

Una de las mejores cosas que consiguió Miguel fue un acuerdo con Bcore, una discográfica catalana que lleva a artistas como Delorean, The New Raemon, María Rodés, Damien Jurado, Dulce Pájara de Juventud… para utilizar los temas de sus grupos en la serie. Decidir las músicas no suele ser complicado porque ya llevamos una idea bastante clara de lo que queremos, de hecho, muchas de las canciones las tenía claras desde que empecé a escribir los guiones y como cuando quiero soy muy pesada, Miguel peleó hasta que pudimos tener esas músicas.

Financiación:

En esta primera temporada, la financiación ha salido básicamente del bolsillo de Miguel. Después, el equipo técnico ha contribuido con el material, que supone un gasto elevadísimo si tienes que alquilarlo. Grabamos con dos Canon 5D, los objetivos, la steady, la grúa, todo el material de iluminación, sonido…

Para los próximos episodios, esperamos contar con financiación de alguna marca orientada a un público joven que confíe en nosotros y nos patrocine la serie sin quitarnos la libertad que ofrece internet. ¿Es posible? Esperemos que sí…

Mis errores:

El primer error fue no contar con un Director de Arte. Los decorados eran reales y el presupuesto era ajustado, así que prescindimos de una figura que es más que imprescindible. Nunca mais.

Mi segundo -y más importante- error fue acceder a grabar 6 capítulos en 10 días. Es una locura y se paga caro cuando necesitas más tiempo para ensayar. Por suerte, el equipo técnico tenía muy claras todas las escenas y los actores venían muy preparados a los rodajes.

Grabar a dos cámaras también parecía una buena idea en un principio, ya que Sin Vida Propia es una serie con mucho diálogo y es una gran ayuda a la hora de ahorrar tiempo y problemas de continuidad, pero si se graba una segunda temporada, preferiría hacerlo a una cámara para tener más control sobre lo grabado y llevarme menos sorpresas en el visionado. De hecho, algunas de las escenas tuvimos que grabarla con una cámara por cuestiones de espacio o disponibilidad y terminamos tardando lo mismo: el tiempo que marcaba el plan de rodaje.

Balance final:

Cuando te sientas delante del ordenador y empiezas a montar, se te olvida todo lo que has sufrido durante el rodaje. Eso es así. Y cuando ves el capítulo terminado, se te vuelve a olvidar todo lo que has sufrido en el montaje. Y cuando sobretodo se te olvida es cuando comienzas a recibir visitas y mensajes de gente que no son los primeros espectadores (familia y amigos) sino que vas descubriendo que hay muchas personas que han visto tu serie por casualidad y que se han enganchado a ella. De hecho, estrenamos el primer episodio hace dos semanas y ya hay más de 7.000 personas que han gastado 13 minutos de su domingo en verlo. Eso, para mí, es la mejor recompensa.

Aún así, cuesta mucho dar a conocer la serie, ya que el primer episodio es el típico que todos tus amigos comparten y conforme van pasando los capítulos, recibes menos apoyo de los conocidos pero más de lo que son tus “espectadores reales”. Lo que está claro es que para mantener una serie web tienes que ser paciente, muy paciente, y no esperar obtener resultados increíbles en unas semanas. ¡¡Paciencia!!

Como apunte positivo, hoy es mucho más fácil ya que el hecho de que haya tantas webseries hace que se empiecen a tomar más en serio, hay plataformas como WebseriESpain que son una gran ayuda, las Jornadas de Webseries, el ReTwittMad… así que decidir llevar a cabo una serie online es una idea genial, se mire como se mire.

Ana Ramón Rubio, directora y guionista de Sin Vida Propia
Anuncios

Un pensamiento en “Mi experiencia: Sin Vida Propia

  1. Pingback: ‘Sin Vida Propia’, la webserie de treintañeros sin trabajo | Cien Megas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s